AVANZARÁ EN ESTE AÑO NUEVA POLÍTICA DE FIJACIÓN DE LOS SALARIOS MÍNIMOS

31/Marzo/2016 | C.C. CROM
En el Encuentro de Especialistas sobre Salario Mínimo organizado por la CONASAMI, participaron de 29 expertos instituciones académicas, como la UNAM, el COMEX, el CIDE, la UAM, el ITAM y de organismos internacionales como el Banco Mundial y la OIT, así como el Banco de México y el CONEVAL.

El Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, afirmó que este mismo año, tomando en consideración elementos técnicos y objetivos, se avanzará hacia una nueva política de fijación de los salarios mínimos con base en los resultados de los estudios realizados por especialistas en la materia convocados por la Comisión Consultiva para la Recuperación Gradual y Sostenida de los Salarios Mínimos Generales y Profesionales, de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI).

El Titular de la STPS adelantó que esta política para la recuperación real y sostenida del salario mínimo considerará al menos tres criterios fundamentales que fueron esbozados en los resultados del “Encuentro de Especialistas sobre Salario Mínimo: Avances hacia una Nueva Política”:

El incremento del salario deberá ser reflejo del esfuerzo compartido y del compromiso de patrones y trabajadores con la productividad y el crecimiento económico.

El incremento de los salarios debe ser sensible a la variación en los costos de vida indispensables de los trabajadores, como un elemento de justicia social.

La gradualidad debe ser un principio rector para salvaguardar otras variables económicas y sociales, como el nivel de precios y la sostenibilidad de las empresas, en especial de las micro y pequeñas.

El Secretario Alfonso Navarrete Prida indicó que las conclusiones de estos estudios son insumos muy valiosos en la discusión responsable y plural sobre el salario mínimo, por ello, la posición de la STPS es que el diálogo social tripartita debe continuar siendo la base para las definiciones que se toman al interior del Consejo de Representantes de la CONASAMI, en la cual se encuentran representados los generadores del 76 por ciento del Producto Interno Bruto de México.

En este contexto, el Secretario Navarrete Prida reiteró la invitación a expertos y organizaciones involucradas en el tema, especialmente a factores de la producción, a trabajar en el diseño de estas nuevas metodologías y fórmulas que permitan guiar con elementos técnicos y objetivos, la negociación para la fijación anual de los salarios mínimos en el país.

El encargado de la política laboral del país indicó que el Grupo Asesor de la Comisión Consultiva continuará trabajando en la culminación de estos estudios y en la preparación de un documento final que integre los resultados y recomendaciones de las distintas organizaciones, que deberá presentarse ante el Consejo de Representantes de la CONASAMI a más tardar el próximo 23 de junio, que es el plazo fijado para la conclusión de los trabajos de la Comisión Consultiva.

Asimismo, el Secretario Alfonso Navarrete Prida exhortó al Congreso de la Unión para de ser posible en este Periodo Ordinario de Sesiones, puedan emitir la Ley que mide la Nueva Unidad de Medida que no estará regida por salario mínimo.

“Todavía al día de hoy con Reforma Constitucional, un aumento en el salario mínimo liga automáticamente el aumento en el pago de los créditos de vivienda, créditos en los pagos de ciertas tarjetas, multas, vacaciones, prestaciones, y en el Efecto Faro genera un efecto inflacionario que no compensa el aumento al mínimo que se está esperando”, aseguró.

Cabe señalar que el Encuentro de Especialistas sobre Salario Mínimo celebrado el pasado 10 y 11 de marzo contó con la participación de 29 expertos de 17 instituciones académicas, como la UNAM, el COMEX, el CIDE, la UAM, el ITAM; organismos internacionales como el Banco Mundial y la Organización Internacional del Trabajo, dependencias del gobierno federal como el CONEVAL y la SEDESOL, la Secretaría de Hacienda, y organismos autónomos como el Banco de México, que muestra la confianza de estas instituciones en la CONASAMI, con el fin de continuar desarrollando una labor exhaustiva de diálogo serio y de análisis riguroso, para avanzar en la recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo, que es un tema de alta prioridad para el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Respecto a los resultados preliminares de los seis estudios elaborados por las instituciones antes mencionadas, el funcionario federal destacó lo siguiente:

El Banco de México realizó un estudio en el que encontró y confirmó que existe un efecto faro del incremento de los salarios mínimos sobre el resto de los salarios de la economía. El estudio sugiere que un incremento en el salario mínimo de uno por ciento se relaciona con un incremento de 0.85 por ciento en el salario base de cotización de los trabajadores asegurados al IMSS.

El Banco de México analizó la relación entre salario mínimo e inflación y estimó que un incremento de 21.7 por ciento del salario mínimo (lo necesario para alcanzar la línea de bienestar urbana) tendría un potencial efecto de aumentar la inflación en 3.3 puntos porcentuales adicionales. Efectos que podrían ser menores, gracias a que, en contraste con lo que ocurría hace varias décadas, ahora contamos con un Banco Central autónomo que, a través de las intervenciones de política monetaria, puede contener los efectos adversos sobre el nivel general de precios. Esto sería mediante restricciones estrictamente de circulante.

La OIT elaboró un estudio en el que encontró que los aumentos en el salario mínimo no han tenido efectos negativos sobre el empleo o su calidad en México, dado que su nivel es aún poco significativo. Es importante señalar que los salarios ya no se han deteriorado y que por el contrario estamos comenzando a recuperar poco, de lo mucho que se perdió. Cabe señalar, que el estudio encuentra adicionalmente un efecto positivo de la Reforma Laboral sobre la creación de empleo formal.

El CONEVAL enfatizó que la proporción de trabajadores formales de tiempo completo que perciben salario mínimo en el país, de acuerdo al IMSS, es muy baja: 1.6 por ciento; por lo cual diferentes escenarios de incrementos en el salario mínimo, no tendrían efectos significativos en los indicadores de pobreza o de desigualdad en la distribución del ingreso a nivel nacional.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) al no encontrar evidencia suficiente para evaluar los efectos de un ajuste del salario mínimo sobre la sustentabilidad o rentabilidad de las empresas, señala que en caso de que no se den cambios en otras variables determinantes de la rentabilidad empresarial, como son la suficiencia y calidad de la fuerza de trabajo, incrementos significativos en el salario mínimo sí podrían afectar la sostenibilidad de las empresas.

El Banco Mundial sugiere que cualquier incremento salarial se realice con cautela y gradualidad, dado que la teoría y evidencia empírica no es concluyente respecto a la relación que guarda la productividad y el salario mínimo.

Estos son los resultados de un compromiso que el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto por conducto de la STPS asumió, junto a Secretarios del Trabajo de todos los Estados de la República y junto a las organizaciones más representativas de los trabajadores y empresarios del país, para mantener un diálogo responsable, serio y abierto, sobre el tema de los salarios mínimos.
CROM TV

Crowne Plaza y Holiday Inn